About me/sobre mi

¡De la Metamorfosis confusa al Alquimista transformador!

Era yo un adolescente de trece años cuando leí mi primer libro, la persona que me incurrió en la lectura lo hizo a una edad muy emblemática ya que esa etapa de la vida se caracteriza por un sentido de confusión y donde todo puede influenciar tanto para bien como para mal.

Siendo a penas una adolescente, la etapa más difícil y confusa en mi vida, donde todo luce como un cúmulo nimbo , en ese tiempo leí un  libro. Esa historia contada y leida se reflejo y concordó con lo que era y sentía en mi vida. Era yo la oruga de Kafka en La Metamorfosis, sentía y me despertaba cada  mañana y siempre  veía en el espejo  al  ser extraño del cual  había leído, a pesar de que siempre tenía la sensación de que no era yo ese ser, pero por  alguna razón simplemente no entendía lo que me sucedía, ni tampo de que un día todo eso pasaría, porque bien cierto sabía que en la  adolescencia  sentir  ser el ente más confuso y feo que puede  existir, no dejaba de ser extraño, al igual que sentir que  las respuestas a tus interrogantes no fueran bien  respondidas en cuanto al cambio que se iba sufriendo, tampoco dejaba  de ser extraño.

Después de leer a Kafka y sentir que era yo ese personaje, llega el primer libro más emblemático en mi vida,  recibo en mis manos a un pastor que atiende ovejas y que es un constructor de su propia  vida,  El Alquimista de Coelho, con este pastor, con este joven  muchacho tal como yo, descubro que esa sensancion anterior de sentir que no era yo la oruga de Kafka era por algo, ahora descubro que soy  alguien como el pastor, alguien que persigue sus sueños y que entiende tiene un propósito en su vida. Sabía que eso era lo que faltaba en mí interior; era yo un pastor de ovejas, sabía que esa  esencia era la verdadera yo.

La historia de ese pastor y sus ovejas me hizo dar  cuenta que como adolescente debía de  perseguir mi idea de dejar de ser una oruga extraña y confusa; con el pastor de ovejas aprendí a tener  sueños  a perseguirlos a ser una soñadora. Desde ese entonces deje de ser una adolescente que cuando despertaba estaba confusa y al verse al espejo se asustaba, esta vez no era así, era una nueva adolescente que cuando despertaba veía un ser en manifestación, una sonrisa de autodescubrimiento. El Alquimista me ayudo a convertir el plomo que estaba pesando en mi alma, al oro que se destella en mis ojos;   así fue como pase de la oruga en metamorfosis que creía  era a la alquimista soñadora que soy ahora.

Pamela Angeles

12 de junio del 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s