Mis versos preferidos

Mis versos preferidos de “Hay un País en el Mundo”

 

Es un poema que capta completamente la esencia de lo que fue nuestro pueblo dominicano hace años atrás y lo que sigue siendo aun hoy en día.

 

Hay un país en el mundo
colocado en el mismo trayecto del sol,
Oriundo de la noche.
Colocado en un inverosímil archipiélago
de azúcar y de alcohol. Sencillamente liviano,
como un ala de murciélago apoyado en la brisa.
Sencillamente claro, como el rastro del beso en las solteras
antiguas o el día en los tejados.

Sencillamente.          
Frutal. Fluvial. Y material. Y sin embargo
sencillamente tórrido y pateado
como una adolescente en las caderas.

Y entre tanto, cuatro cordilleras cardinales
y una inmensa bahía y otra inmensa bahía,
tres penínsulas con islas adyacentes
y un asombro de ríos verticales
y tierra bajo los árboles y tierra
bajo los ríos y en la falta del monte
y al pie de la colina y detrás del horizonte
y tierra desde el cantío de los gallos
y tierra bajo el galope de los caballos
y tierra sobre el día, bajo el mapa, alrededor
y debajo de todas las huellas y en medio el amor.

 

Y éste es el resultado.
El día luminoso regresando a través de los cristales
del azúcar, primero se encuentra al labrador.
En seguida al leñero y al picador de caña
rodeado de sus hijos llenando la carreta.

 

Es cierto que lo beso y que me besa
y que su beso no sabe más que a sangre.
Que día vendrá, oculto en la esperanza,
con su canasta llena de iras implacables
y rostros contraídos y puños y puñales.
Pero tened cuidado. No es justo que el castigo
caiga sobre todos. Busquemos los culpables.
Y entonces caiga el peso infinito de los pueblos
sobre los hombros de los culpables.

 

Es verdad que en el tránsito del río,
cordilleras de miel, desfiladeros
de azúcar y cristales marineros
disfrutan de un metálico albedrío,
y que al pie del esfuerzo solidario
aparece el instinto proletario.
Pero ebrio de orégano y de anís
y mártir de los tórridos paisajes
hay un hombre de pie en los engranajes.
Desterrado en su tierra.

 

Y un país
en el mundo, fragante, colocado
en el mismo trayecto de la guerra.
Traficante de tierras y sin tierra.
Material. Matinal. Y desterrado.



Poema escrito por nuestro poeta nacional Pedro Mir.



Ciertamente somos un país colocado en el mismo trayecto del sol, en el mismo camino de las tormentas y huracanes, colocado en el mismo lugar que hace parir a la tierra completamente en todas las estaciones. Somos un país colocado en el archipiélago del Caribe, próximo al trópico de cáncer que nos hace esencialmente tórridos y tropicales.



A nuestro país aún le falta mucho por desarrollar, y día a día más dominicanos y dominicanas damos lo mejor de cada uno y cada una para hacer de este país, un país en el mundo.

Pamela Angeles 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s