La mujer y el desarrollo comunitario deben ser participativos

Hoy 8 de marzo del 2012, en conmemoración del Día Internacional de la Mujer, comparto con ustedes este escrito sobre la mujer y su rol en el desarrollo comunitario participativo.

El desarrollo de las comunidades a través de la historia fue y en su gran mayoría ha sido liderado por los hombres en las comunidades, suceso que data así desde que se registraron los primeros trabajos en el tema, donde siempre se ha visto marcado el rol del hombre como el ente responsable de llevar a cabo el  desarrollo en su entorno. Sin embargo, esa realidad que ha sido plasmada en los libros y transferida oralmente a través del tiempo, no ha sido cien por ciento real. Si bien es cierto que el desarrollo de las comunidades se le atribuye en su gran medida a las acciones llevadas por el hombre, no podemos dejar en el olvido ni obviar el rol activo-pasivo que han jugado las mujeres en el desarrollo de sus comunidades.

El desarrollo comunitario no siempre ha partido desde un rol participativo y esa misma razón no ha permitido que los proyectos de desarrollo sean exitosos al cien por ciento; ni tampoco ese desarrollo participativo se ha reconocido en su justa dimensión en cuanto al rol de la mujer.

El rol comunitario de las mujeres en ese entonces y aun sigue siendo así, era el de quedarse en el hogar preparando los alimentos, aseando la casa y lavando la ropa. El hombre era el que salía a las reuniones convocadas por los consejos comunitarios u ong; ellos eran quienes estaban en la toma de decisiones y los que trabajaban en las labores directas llevadas a cabo por los proyectos. Entonces, como la mujer no estaba directamente envuelta en las reuniones o en los trabajos remunerados en la comunidad, su rol carecía de relevancia, cosa irreal, porque bien cierto es que los hombres trabajaban en el campo, pero también la mujer hacía su labor dentro de la casa, teniendo la comida preparada para cuando llegara el compañero, manteniendo la ropa limpia y planchada para asistir a las reuniones y atendiendo los hijos. Ese era el mecanismo y todavía sigue siendo así en muchas comunidades rurales del mundo.

En ese sentido, debe quedar claro que cuando hablamos del “desarrollo comunitario participativo”, nos referimos a dar el derecho a todos y todas las personas que conforman la comunidad a formar parte de las decisiones (sin importar, sexo, raza, color, religión, condición  de salud,  económica, cultural, etc.) de los planes y proyectos destinados al desarrollo de la comunidad, ya sea por parte del estado, ONG nacional o internacional. Cuando hablamos de “participativo” nos referimos a que todos y cada uno de los miembros de la comunidad deben de ser consultados en las decisiones que afectaran sus vidas dentro de la comunidad.

Las comunidades en todas partes del mundo están conformadas por hombres y mujeres quienes han sido los impulsores de permitir el desarrollo de proyectos, acciones o programas de gobierno diseñados para incrementar el nivel de vida de los comunitarios y las comunitarias en los aspectos económicos, sociales, culturales y laborables.

Es entonces obligación de las comunidades mismas, abogar por un desarrollo comunitario más participativo e inclusivo y reconocedor el rol que juegan no solo las mujeres sino todas las personas para que las comunidades rurales y urbanas alcancen pleno desarrollo, ya que no es justo que se siga postergando el rol y los derechos que tienen las mujeres de ser participes de los cambios sociales que conllevan sus comunidades.

A fin de cuentas, la comunidad misma se verá mayor o menor afectada por la inclusión que le otorgue a sus mujeres, pero ojo, esto de la participación y la inclusión siempre deberán ser equitativos en cuanto a género, hombres y mujeres tienen los mismos derechos siempre.

Los tiempos van cambiando y el hecho de que en la historia hayamos visto que el desarrollo de las comunidades siempre se atribuyó a los hombres, ya no es así, hoy por hoy contamos con mayor concientización sobre nuestros derechos constitucionales.

Si usted es líder comunitario o comunitaria que desea charlas educativas en este tema, puede contactar con Pamela Angeles, técnica capacitada por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón, (JICA) en el Desarrollo Comunitario Participativo, contactos 829-961-2165 o escribir a angelespamela@gmail.com, además puede visitar el blog  http://iniciativascomunitariaslavega.blogspot.com/.

Imagen

mujeres de la comunidad rural de El Faro siendo parte de las actividades educativas del proyecto Mejoramiento de Vida ejecutado por la JICA y la universidad UCATECI en La Vega.

Imagen

Las mujeres al igual que los hombres tienen el mismo derecho de expresar sus opiniones y ser parte de los proyectos de desarrollo emprendidos en sus comunidades.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s