Separar los residuos educación ambiental, nuestra ciudad de La Vega y su vinculación al proceso de desarrollo comunitario.

Las juntas de vecinos en la ciudad de La Vega conglomeran un gran número de ciudadanos y ciudadanas que habitan y forman parte del ciclo vivo de la ciudad. Nuestra provincia ya ha alcanzado 248,089 habitantes (ver censo 2010).

La ciudad depende intrínsecamente de sus asentamientos humanos y dicho así vemos como las juntas de vecinos son los perfectos asentamientos que conjugan toda clase de personas, adultos, niños, niñas, adolescentes, ancianos, padre, madre, la familia, en sí e incluso clases sociales económicas distintas. La ciudad se llena de los centros comerciales, de las escuelas, de los bancos, de los ayuntamientos, de las iglesias, de las bibliotecas, de los peatones.

Todos los asentamientos humanos una vez establecidos utilizan los recursos que el medio les brinda y de esa misma manera lo que usan lo desechan cuando ya no tienen mayor utilidad. En tal sentido, en la ciudad estos conglomerados humanos generan muchos desechos, generan basura, generan desperdicios, y esos desperdicios transforman la ciudad en una limpia o en una sucia, reflejando la cultura propia de las personas que la habitan. Gráficamente podemos imaginarnos una junta de vecinos donde conviven 50 familias o más como es el entorno, en relación a los desechos y al manejo que el conglomerado de la junta de vecinos les da, los dividen, los separan, los reciclan. Aún no.

Los peatones que cruzan las calles, los automóviles que circulan, el negocio que genera desperdicios de los empaques de las mercancías. El peatón que lleva consigo una botella de agua, un vaso con jugo, una goma de mascar; generan basura que no es depositada correctamente; ya sea porque no hay zafacones públicos en áreas estratégicas o por que el individuo tiene poca educación ambiental, que no distingue el guardar el desperdicio hasta que llegue a un zafacón, a tirarla a la calle por donde todos cruzamos y que todos observamos.

En esa dinámica la ciudad se compone de todos los que en ella vivimos. Los que no tienen conciencia ambiental y los que si la tenemos, que dicho sea de paso, por necesidad es compartida entre los que si la cuidamos y los que no.

Es por eso entonces, que se hace urgente un programa de educación ambiental al ciudadano y ciudadana para que comprenda la importancia de la correcta disposición de la basura que generamos. Dicha campaña educativa debe ir destinada directamente a los comerciantes que forman parte orgánica de la dinámica de la ciudad, puesto que sin estos la ciudad no sería la misma. Al peatón, al comunitario, a las juntas de vecinos, a las ONGs, a las entidades gubernamentales, a cada una de las escuelas, colegios privados y universidades, a las iglesias católicas y evangélicas, a los medios de comunicación radial, televisiva, y escrita, simplemente a todos y todas.

Se necesita que el ayuntamiento como órgano encargado por ley, destine este tipo de acciones diseñadas a cambiar la noción y disposición sobre la generación de desechos sólidos en la ciudad y que se empiece por una campaña diseñada a inferir en la psique del ciudadano,(zafacones de reciclaje, divididos por color y material de basura, concursos la junta de vecinos que más recicla, poemas, canciones, decimas, anuncios publicitarios, horarios establecidos para tipos de desechos, pancartas, charlas talleres, plantas de reciclaje, impulso de pequeñas empresas de exportación de reciclados).

Todas esas prácticas como una línea de acción viva será para que se oriente la ciudad a que quiera, luche, y trabaje por tener/ser más limpia y organizada. De nosotros depende que la ciudad en que vivimos nos sea habitable y para la generación de nuestros niños y niñas que se están formando y quienes serán los siguientes habitantes de la ciudad.

Este deseo, este sueño, no es fundamentado de la nada, lo está en aquellos principios que conforman nuestra ley de medio ambiente y ciertos organismos gubernamentales vinculantes al tema.

La Ley 64-00, nos dice que la educación ambiental es un “proceso permanente de formación ciudadana, formal e informal, para la toma de conciencia y el desarrollo de valores, conceptos, actitudes y destrezas frente a la protección y el uso sostenible de los recursos naturales y el medio ambiente.” Entonces si tenemos ese mandato de dicha Ley solo tenemos que poner manos a la obra y darle aplicabilidad. A su vez la ley sobre medio ambiente y Recursos Naturales, en el capitulo VII en sus artículos 56, 57 y 58, enfatizan la necesidad de que se coordine con la secretaria de educación, a través de su dirección de Educación Ambiental que se promuevan programas de educación ambiental en el país.

Así vemos que en el CAPÍTULO VII, DE LA EDUCACIÓN Y DIVULGACIÓN AMBIENTALES, dicen.

Art. 56.- La Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en coordinación con la Secretaría de Estado de Educación, llevará a cabo programas de educación ambiental –formal y no formal- con la participación de instituciones públicas y privadas que realizan actividades educativas.

Art. 57.- La Secretaría de Estado de Educación incorporará como eje transversal, la educación ambiental con enfoque interdisciplinario y carácter obligatorio en los planes y programas de todos los grados, niveles, ciclos y modalidades de enseñanza del sistema educativo, así como de los institutos técnicos, de formación, capacitación, y actualización docente, de acuerdo con la política establecida por el Estado para el sector.

Art. 58.- El Consejo Nacional de Educación Superior, en coordinación con la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales, garantizará la incorporación de la dimensión ambiental en los planes de estudios de pre y postgrado, curriculares y extracurriculares, dirigidos a la formación y el perfeccionamiento de los profesionales de todas las ramas, en la perspectiva de contribuir al uso sostenible de los recursos naturales y la protección y mejoramiento del medio ambiente.

Así se convertirá en la: limpia, culta, carnavalesca y olímpica ciudad de La Vega.

vacations 034

mee

Fuentes consultadas: Ley No. 64-00, Ley General sobre Recursos Naturales y Medio Ambiente. Estrategia de Educación Ambiental para el Desarrollo Sustentable de la República Dominicana, Moya Pons Frank, Santo Domingo, Marzo 2004, 64 páginas.
http://censo2010.one.gob.do/resultadospreliminares/Informe_Resultados_Preliminares.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s