Mi perspectiva del voluntariado

Pamela Angeles
22 octubre del 2014.
Mi perspectiva del voluntariado
Ensayo para el Premio Nacional de la Juventud 2015

“Desde niña siempre sentí que dentro de mi ardía una llama de querer ayudar, hacer cosas por los demás, servir simplemente…para ese entonces no sabia por definición qué era el servicio social voluntario, solo sabia que como persona estaba en la capacidad de poder ayudar”.

“Ayudar en todo el sentido de la palabra es como un sueño. Cuando se ayuda a alguien o ayudas en algo, luego de haber terminado tu labor, hay una sensación en tu cuerpo, tu mente y tu alma, que te hace sentir como si estuvieras en el cielo. Desde que ayudas a alguien o en algo, sientes que tu bienestar es como plumas blancas y suaves que alivian tu cuerpo”.

Investigadores han demostrado que cuando se da o se ayuda, la persona que recibe, tanto como la que da son grandemente beneficiadas. Pero las personas que dan obtienen más beneficios que aquellas que reciben. Los investigadores de las universidades de Buffalo, de Stony Brook y de Grand Valley State (EE UU) han demostrado que la asistencia a los demás “protege la salud y alarga la vida”. De acuerdo a dicho estudio “la persona que ofrece algo a otra ve amortiguados “los efectos negativos del estrés”. Además estos investigadores “concluyeron que ayudar a los demás redujo la mortalidad específica de la asociación entre el estrés y la mortalidad” (Europa Press, 2013).

Cuando una persona es generosa y ayuda, su forma de vida es distinta. En el rostro de una persona que da se puede percibir un aura diferente a las de aquellas personas que simplemente no dan. Culturalmente solemos escuchar que “es mejor dar que recibir” y ciertamente no es un simple dicho, esto se ha demostrado. Cuando una persona da, su vida cambia totalmente.

Ser una persona que se da a los demás se puede percibir de manera perfecta con el Premio Nacional de la Juventud que organiza el Ministerio de la Juventud de la República Dominicana, en el renglón Servicios Sociales Voluntarios a Favor de la Comunidad, donde tantos jóvenes de distintas ciudades de nuestro país presentan los servicios que como voluntarios han trabajado en sus respectivas comunidades. El servicio en su esencia es el ayudar de manera desinteresada a los demás, a las causas positivas, a las acciones de cambio y transformación social.

El voluntario es “una persona que de forma libre, ofrece su tiempo, esfuerzo y dedicación a mejorar la sociedad dentro de una organización formal y con un compromiso explícito” (García, 2011).

En ese mismo orden, personas que son voluntarias, se encuentran en muchos lugares, están esparcidas de manera estratégica de tal forma que pueden abarcar a muchas personas y así darse de manera desinteresada a quienes los necesitan. Muchas personas son voluntarias de manera independiente cada vez que una oportunidad de ayudar se ofrece. Hay otras personas que trabajan en instituciones donde servir a la sociedad es su misión. Por ejemplo en mi caso, trabajo en una institución que ofrece servicios y ayuda a las comunidades. Mi trabajo está enfocado en desarrollar proyectos y de dar seguimiento a las propuestas de proyectos que se aprueban, así como organizar actividades educativas y medio ambientales para el desarrollo de las comunidades.

El voluntariado ha sido tan importante en las sociedades, que la Asamblea General de Naciones Unidas según la Resolución 53/38, de 10 de enero de 2002 lo define como “una amplia gama de actividades, incluidas las formas corrientes de apoyo mutuo y autoayuda, la prestación oficial de servicios y otras formas de participación cívica, realizadas voluntariamente, en beneficio de la sociedad en su conjunto y sin que la retribución económica sea el principal factor de motivación” (García, 2011).

En nuestro país el voluntariado de personas que su naturaleza es ayudar también es reconocido, aquí las personas enfocan sus esfuerzos de ayudar en varios campos. En el país se realizó un estudio llamado “Situación del voluntariado en República Dominicana” en el cual se hizo una estratificación de 45 entidades sociales que ofrecen servicios voluntarios y se encontró que “las áreas de Juventud, Desarrollo Comunitario y Democracia, Derechos y Participación, son trabajadas y accionadas de forma prioritaria por un 9% de las entidades que entrevistaron” (un número bajo) y que “31 de las 45 entidades entrevistas centran sus acciones en dos o más áreas de acción prioritarias, pero “las áreas secundarias siguen siendo educación, infancia y salud, seguidamente de desarrollo comunitario y juventud” (García, 2011, p.10).

En ese mismo sentido, algo muy importante a destacar en éste estudio es que se encontró que el rango de edad de las personas voluntarias o que presentan sus servicios desinteresadamente, corresponde a la juventud, (y no ha de sorprendernos tanto puesto que nuestro país está compuesto de una población joven mayoritariamente). El estudio arrojó que “la gran mayoría de los voluntarios que representa el 43% del total se encuentra en el rango de edad entre 17 y 22 años, seguidamente del rango entre 23 y 27 años con un 22% del total, lo cual muestra un perfil de voluntariado muy joven. Llama la atención asimismo como el número de voluntarios va decreciendo conforme va aumentando el rango de edad, encontrado que únicamente un 19% son personas mayores de 36 años” (García, 2011, p.14).

Desde mi punto de vista, una vez analizado estos importantísimos datos, me da una idea más clara y precisa de lo que significa ser voluntario y ofrecer servicios de voluntariado en mi sociedad. Aunque las disgregaciones en las funciones prioritarias de voluntariado no sean las más puntuales en cuanto al tema de juventud que nos compete, claramente tenemos un reto el cual llevar a camino. Tenemos claro las fortalezas que como juventud poseemos; somos el grupo más grande que ofrece servicio voluntario, pero a la vez tenemos una debilidad, y es la falta de más organizaciones nacionales que trabajen con el tema juventud, ya que de acuerdo al mismo estudio, “las ONG Internacionales se centran en infancia, juventud y educación” (García, 2011, p.10) y son las que están acopiando ese poder de liderazgo entre nuestros jóvenes.

El ayudar siempre será una característica del ser humano en mayor o menor escala, y también me atrevo a decir que en los Dominicanos y Dominicanas el ayudar es aun más una característica totalmente intrínseca de nuestra cultura e identidad nacional. Una persona Dominicana donde quiera que se encuentre siempre extenderá su mano amiga a su vecino, vecina y/o persona más cercana.

IMAG2046

Europa Press. (2013, Febrero 6). http://www.20minutos.es. Retrieved Octubre 22, 2014, from http://www.20minutos.es/noticia/1722597/0/ayudar-otros/da-beneficios/salud/

García, L. (2011, Abril). http://www.unv.org. Retrieved Octubre 22, 2014, from http://www.unv.org: http://www.unv.org/fileadmin/docdb/pdf/2011/SituacionVoluntariadoRepublicaDominicana_abr2011.pdf

Anuncios

One Reply to “Mi perspectiva del voluntariado”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s