Books/libros/música/movies

“El Príncipe de Maquiavelo” y su parentesco con mi país

“El Príncipe” es una guía de cómo ser un líder político o como liderar un pueblo. Te presenta varios planteamientos de cómo han gobernado siglos antes reyes y príncipes, cuales han tenido éxito, los porqués de sus éxitos y nos presenta a aquellos que no lo tuvieron.

En esencia es un libro que enseña a como ser un político, dirigente de un pueblo feliz o infeliz, dependiendo del bando que se tome; en la manera que el autor describe a los reyes, príncipes, ejercito,  secretarios,  ministros,  y al pueblo mismo, destacando sus puntos fuertes y débiles, no parece entonces tarea difícil ser político, dirigir al pueblo y ser verdaderamente un pueblo que se dé a respetar.

Al principio de la lectura no podía comprometer mucho mi mente en seguir el argumento pero como en la cuarta parte del libro ya sentí que mi mente se comprometía más con lo que detallaba, esto puede que le pase a alguno de ustedes que empiecen a leerlo.

Dentro del libro me gustaron varias frases que el autor  desarrolla en el argumento y que me parecen dignas de comentar o analizar.

Empiezo entonces que los planteamientos de Maquiavelo en cuanto al comportamiento del rey o reyes, y sus compañeros políticos, hacia al pueblo es sustentado con  ideas interesantes y muy curiosas que mientras leía podía relacionar con nuestro pueblo y en nuestra sociedad.

Maquiavelo (2000) “no se puede con honestidad satisfacer a los grandes [ministros, secretarios, terratenientes, mercantes] sin agraviar a los otros, pero si se puede satisfacer al pueblo; porque el fin del pueblo es más honrado que el de los grandes, queriendo estos oprimir, y aquel no ser oprimido. Por otra parte, un príncipe no puede estar nunca seguro del pueblo si le tiene por enemigo, por ser demasiados”  p. 51.

No podría yo estar más de acuerdo en cuanto a esta idea. Si en nuestro país los gobernantes tomaran en cuenta este consejo, la Rep. Dom., tendría un rumbo muy distinto. Nuestro pueblo quiere que se haga justicia con los políticos corruptos que tenemos en mando y que han sido dispuestos por nuestro presidente. Si el pueblo no desea tener a esos políticos y si desea justicia, por qué entonces nos parece que el presidente no quiere tener el favor del pueblo? Eso para muchos de nosotros es algo burlesco si el pueblo es que te pone en la silla porque no devolver al pueblo lo que aclama.

Dentro de los planteamientos de Maquiavelo encuentro que en unos de sus capítulos, no puede haber mayor relación con la policía nacional y su forma de ejercer la autoridad que en la forma en que este describe a los “mercenarios”;  y plantea lo siguiente,

Maquiavelo (2000) “las armas con que un príncipe defiende su Estado son o las suyas propias o mercenarias, o auxiliares o mixtas. Las mercenarias y las tropas auxiliares son inútiles y peligrosas. Si un príncipe apoya su Estado con tropas mercenarias, nunca se hallara seguro, por cuanto esas tropas, desunidas y ambiciosas, indisciplinadas e infieles, fanfarronas en presencia de los amigos y cobardes frente a los enemigos, no tiene temor de  Dios, ni buena fe en los hombres; tanto se difiere el desastre cuanto se difiere el ataque; en la paz el príncipe es despojado por ellos, y en la guerra por los enemigos. La causa de esto es que no tienen más amor ni motivo que los apegue a ti que su escaso sueldo, el cual no es suficiente para hacer que deseen morir por ti. Quieren ser tus soldados mientras tú no hagas la guerra, pero,  si ésta sobreviene, huyen y quieren retirarse” p. 61.

Tenemos un cuerpo de policía que se supone han de cuidar la seguridad ciudadana pero lastimosamente “aquí le tememos a nuestro propio cuerpo policial”, porque así como lo describe Maquiavelo, el pueblo siente que los policías son en su mayoría personas indisciplinadas, falta de ética, y ambiciosas que por el dinero son capaces de todo, y para quienes el dinero está primero que sus responsabilidades de autoridades quienes deben de cuidar a la ciudadanía. La población sabe que estos son verdaderamente mal pagados y que por esa condición se han convertido en unos mercenarios que tal cual no sienten temor de Dios porque grandes delitos capitales son cometidos por estos, pero no justifica el trato que recibimos. Además estos mismos policías terminan dañando el trabajo de la presidencia actual que este. En este caso vemos nuevamente como las palabras sabias de Maquiavelo nos revelan lo que ocurrió con el reinado “los cartagineses, que acabaron siendo oprimidos por sus soldados mercenarios, una vez concluida la primer guerra contra los romanos, a pesar de que los cartagineses tuvieran por jefes a sus propios ciudadanos” (Maquiavelo, 2000. p. 62).

Muchos de los ciudadanos creemos que un día de estos llegara en que el pueblo y la sociedad dominicana terminará siendo aún más oprimida por la fuerza policial.

De la mano de nuestro cuerpo policial vemos que el hecho de estos estar armados les da un ímpetu y una fuerza de tratarnos como nada, nuevamente nos expresa,

Maquiavelo (2000) “entre el que es guerrero y el que no lo es, no hay ninguna proporción; y no es razonable que quien está armado obedezca gustosamente al que esta desarmado, y que el desarmado se encuentre seguro entre servidores armados. Pues, habiendo en el uno desdén y en el otro sospecha, no es posible que realicen juntos buenas operaciones” p. 71.

En nuestra sociedad es bien sabido el poder que tiene el cuerpo policial pues el hecho de tener un arma, les hace sentir invencibles, y lastimosamente, la ciudadanía ante ellos no nos sentimos seguros, siempre nos acompaña un sentimiento de sospecha en cuanto a lo que nos puedan hacer a la vida y la estabilidad personal y familiar.

A nuestros futuros gobernantes le cabria muy bien llevarse del consejo que da Maquiavelo por la experiencia vista con los romanos y en cuanto a que un rey no puede agradar al pueblo y al ejército, puesto que ésta ambigua acción puede llevar a la ruina del reinado, sostiene

“los romanos tenían una tercera dificultad, la de tener que soportar la crueldad y avaricia de los soldados…que fue causa de la ruina de muchos, al ser difícil satisfacer a los saldados y al pueblo; los pueblos aman la tranquilidad, y por esto aman a los príncipes moderados, mientras que los soldados aman al príncipe que tenga espíritu militar y que sea insolente, cruel y rapaz. Querían que el ejercitara estas cosas en los pueblos para poder tener paga doble y desahogar su avaricia y crueldad” (Maquiavelo, 2000, p. 91).

Maquiavelo expresa que aquellos reyes que no pudieron poner un freno a ambos el pueblo y el ejército, tuvieron la desdicha de ser derrotados,  el nuevo en reinar terminaba entonces nuevamente beneficiando al ejército y no defendían a la ciudadanía, cosa ésta graso error.

Nosotros como ciudadanos sentimos que los gobernantes están más de parte del cuerpo policial y que verdaderamente no se encaran a estos; sentimos que no se toman en cuenta los reclamos de la ciudadanía en cuanto al cuerpo policial y la condición salvaje en que nos sumergen. Se entiende de manera generalizada que los policías son los únicos tomados en cuenta y beneficiados, por ende podemos decir que sentimos un aborrecimiento generalizado hacia nuestros líderes políticos por no concebir una forma integral de manejar el desorden que tiene nuestro cuerpo policial y el descontento que ejercen en la ciudadanía.

Nuestros líderes políticos debería asumir lo que plantea Maquiavelo en cuanto a las fortalezas, “la mejor fortaleza que existe es no ser odiado por el pueblo: porque aunque tengas fortalezas, si el pueblo te odia, no te salvaran; nunca faltan a los pueblos, en cuanto han tomado las armas, extranjeros que les socorran” (Maquiavelo, 2000, p. 103).

Si nuestros líderes políticos asumieran con mayor entereza y entrega sus roles, grandes cambios surgirían en nuestra Patria, extraordinarios proyectos se llevarían a cabo para el bien común de nuestra sociedad, si ellos se llevaran íntegramente de lo que nos dice este sabio en cuanto a los roles de un buen rey o gobernante, acatarían lo siguiente:

Maquiavelo (2000) “debe un príncipe mostrarse amante de los talentos, siendo generoso con los hombres destacados y honrando a los que sobresalen en cualquier arte. En consecuencia debe animar a sus ciudadanos a ejercer pacíficamente su profesión, sea en el comercio, sea en la agricultura, sea en cualquier otro oficio de los hombres, y hacer que este no tema engrandecer sus posesiones por temor de que le sean quitadas, y aquel no tema abrir un comercio por miedo a los impuestos; debe preparar premios para quien quiera hacer estas cosas y para cualquiera que piense, del modo que sea, ampliar su ciudad o su Estado” p. 108.

Finalmente, Maquiavelo escribió este libro cientos de años atrás, yo lo he leído en el 2014 y más que nada me he convencido de que todo lo que ha dicho son palabras más que sabias, son palabras subliminales que están plasmadas en este libro para que los líderes políticos se lleven de ellas y puedan ejercer un mandato digno. Al terminar las paginas siento unas cuanta similitudes entre la forma de gobernar de nuestro actual presidente, con planteamientos que nos hace Maquiavelo.

En fin, si yo fuese política, con lo aprendido en estas cuantas líneas estoy segura que haría un mandato digno de recordar para toda la vida porque tal como nuevamente plantea Maquiavelo (2000), “hay tres tipos de cerebros: unos entienden por sí mismos, los segundos disciernen lo que otros entienden, y los terceros no entienden ni por si mismos ni por otros; los primeros son excelentísimos, los segundos excelentes, los terceros inútiles”.

Palabras más que estas no se pueden decir. Cual cerebro de líder político tienes tú?

Maquiavelo, N. (2000). El Príncipe (Ángeles  Cardona, Trad.). España: Bibliotex.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s